Así es el Yogasm, el yoga que estimula la libido

Existen infinidad de modalidades de yoga, como el hatha yoga, la más extendida, que trabaja el cuerpo físico para facilitar la meditación y el equilibrio de contrarios, o Iyengar yoga, que se focaliza en la alineación del cuerpo, entre muchas otras. Y sí, también existe un tipo cuyo objetivo es ayudar a tener orgasmos más intensos o simplemente sentir más placer en las relaciones sexuales, lo que se conoce como Yogasm (de unir las palabras yoga y orgasm), esto es, un orgasmo logrado a  través de una postura de yoga.

Y para que lograr ese fin, esta disciplina se basa en adoptar distintas posturas para el fortalecimiento de los músculos de alrededor de los órganos sexuales, como los del suelo pélvico y los abdominales. Orientada tanto a mujeres como a hombres, con esta práctica en la que fluye la energía de forma muy sutil y en la que escuchamos a nuestro cuerpo en busca de sensaciones hay quienes han llegado a sentir un orgasmo sin contacto. Es más, con la práctica algunos llegan a disfrutar de un orgasmo tan solo controlando los movimientos de estos músculos.

En la sesiones de yoga también se trabaja la tonificación de esta musculatura. Si has practicado este tipo de meditación alguna vez conocerás el término “mula bandha” o bloqueo de raíz, que fortalece el suelo pélvico. Activarlo significa contraer y levantar los músculos y tejidos internos desde el ano hasta el ombligo, elevándolo en la dirección de la columna vertebral.

Asian woman practicing yoga indoors stretching relaxation meditation health

Aunque no practiques yoga, es fácil hacer mula bandha: consiste en contraer primero el esfínter anal, después los órganos sexuales hacia arriba y por último la parte baja del abdomen y el ombligo hacia dentro.

Algunas posturas de yoga o asanas también pueden mejorar el sexo si se practican de forma regular. Son aquellas que fortalecen la zona abdominal, la pelvis y activan el chakra raíz (Muladhara), que se encuentra en la base de la columna vertebral y actúa como un cimiento para el resto de chakras.

Entre esas posturas se encuentra la de la mariposa (o zapatero), muy sencilla. Fortalece la ingle, el abdomen y la espalda baja, por lo que resulta también recomendable como preparación al parto. Para practicarla, siéntate en el suelo y junta las plantas de los pies intentando acercarlas lo máximo posible a la pelvis y manteniendo la espalda recta. Agarra los pies con tus manos y simplemente sube y baja las rodillas como si fueran las alas de una mariposa.

La postura del puente (Setu Bandhasana), que estimula los órganos abdominales, también es muy muy fácil y efectiva: te tumbas boca arriba y doblas las rodillas acercando al máximo los talones al glúteo. Luego, elevas las nalgas y las caderas todo lo que puedas, con las plantas de los pies, los brazos (estirados), la cabeza y la partes superior de los hombros apoyados en el suelo.

Numerosas investigaciones han demostrado que el yoga pueden mejorar la vida sexual con las posturas que implican al core (los músculos de la parte media del cuerpo). Pero para ese mismo fin te servirá cualquier ejercicio que fortalezca esta zona, que, por cierto, propicia lo que se conoce como coreasm, los orgasmos a través del entrenamiento del core. Pero si no te animas con estas prácticas, recurre a los clásicos ejercicios de Kegel. Da igual la vía, lo importante es que ejercites esa musculatura.

Click aquí para cancelar la respuesta.