Así debes guardar los condones para no llevarte un disgusto

Los condones: esos grandes compañeros de nuestras relaciones sexuales. A pesar de lo generalizado de su uso (es uno de los métodos anticonceptivos más extendido), tanto hombres como mujeres siguen teniendo muchas dudas sobre su correcto uso (y no utilizarlo bien puede darte algún que otro disgusto). Pero no solo tienes que saber cómo usarlo correctamente: tan importante como usarlos bien es conservarlos debidamente. De hecho, y por si no lo sabías, los dos motivos de rotura de un preservativo son no habérselo puesto bien y no conservarlo de forma adecuada. ¿Sabes cómo hay que hacerlo? Desde El Sextante te lo aclaramos.

– Lo idóneo es conservarlos en lugares secos, de poca luz, sin excesiva humedad ni tampoco hay que someterlos a temperaturas elevadas. O sea, como si fueran galletas… Los extremos en temperaturas, por ejemplo, pueden afectar al material con el que están elaborados: así, no es buena idea dejarlos en la guantera del coche ni en ningún otro sitio que tenga una exposición directa al sol.

Woman putting condom in pocket

¿Te lo metes en la billetera? Pues tampoco es una buena idea: la presión puede hacer más fácil su rotura. Y no queremos eso, ¿verdad?

Un buen lugar para llevarlos, que además tenemos siempre a mano, es el bolsillo de la camisa. ¿Y en el trasero del pantalón? Pues aunque no te lo creas, no, no es una buena idea: es casi preferible que lo metas en la cartera a pesar de que no sea lo idóneo tampoco. En los bolsillos del pantalón, sean los delanteros o los traseros, es seguro que le afectarán tus movimientos a lo largo del día y mucho más en la parte de atrás del pantalón porque acabarás sentándote encima y eso no deja de ser presión gratuita para el condón. Uno de los mejores sitios para guardarlos es el bolso y si es posible, metido en alguna cajita adecuada para este uso, mejor que suelto en el tótum revolutum del interior.

Y ahora, unas directrices a la hora de usarlos, que nunca están de más: comprueba siempre, antes de ponerte a tener relaciones sexuales, la fecha de caducidad y no se te ocurra utilizar uno que haya sobrepasado dicha fecha porque es más fácil que se rompa al usarlo ya que su lubricante seguramente se ha ido secando. Si no ves la fecha por ningún sitio, descártalo también. Tampoco conviene usar un condón cuyo envase se vea deteriorado, aún menos si le falta alguna de las esquinas o tiene alguna rotura. Si al abrirlo notas que le falta lubricante o que está demasiado seco al tacto o acartonado, su mejor destino es la basura (que no el wc, por cierto).

Click aquí para cancelar la respuesta.