A partir de los 40, las mujeres quieren probarlo todo

Desde que la palabra MILF irrumpió en nuestras vidas nada ha vuelto a ser lo mismo. Más allá de que signifique, literalmente, “madre que me gustaría follarme”, lo que ha hecho es poner encima de la mesa que el sexo no acaba ni a los 40… ni a los 50. El ser humano cada vez vive más años y, como es lógico, no concibe que el sexo se termine a según qué edades. Las mujeres mayores, además, han ganado en atractivo últimamente. ¿Quizá tenga que ver con el hecho de que mitos sexuales como Sharon Stone o Halle Berry pasen de los 50 y sigan estando de toma pan y moja? Podría ser. Al fin y al cabo, los buscadores de porno en Internet no mienten: milf o cougar están entre los términos más solicitados. Y las parejas en las que ella le saca 20 años a él ya no son solo cosa de Madonna o Demi Moore: hasta tu tía Conchi se ha ido de crucero con un chaval que no llega a 30 mientras ella pasa de los 45 largos…

Ahora, además, un estudio acaba de poner encima de la mesa que las mujeres entre 46 y 59 años tienen más tendencia a buscar nuevas experiencias sexuales. Menor frecuencia, puede ser, pero más fantasías, locuras, disfraces, juguetes y lo que se ponga por delante. Una de las razones es, según la investigación, que se sienten mucho más seguras de sí mismas que cuando eran jóvenes y que comunican mejor sus necesidades y deseos. Vamos, que a un mujerón de 50 no le cuesta nada decirle a su partenaire amoroso “ponte a cuatro patas que voy a azotarte con esta fusta”. Y nosotros que lo celebramos.

Woman holds big red heart love symbol

Además, según el estudio, desarrollado por la Universidad de Pittsburgh, muchas han modificado sus aventuras sexuales de acuerdo con los cambios en su cuerpo… para bien. ¿Que no tienes aguante para cinco polvos en una noche? No pasa nada. Solo uno, pero que sea de ovación y golpes en la pared de tus (envidiosos) vecinos.

Más dispuestas a probar

Las 39 mujeres participantes en la investigación explicaron, además, que se sentían más proclives a probar nuevas posturas sexuales o al juego, con lo que sus relaciones ganaban en calidad aunque perdieran en cantidad. Expertos en sexología también aseguran que, con los años, uno tiende más a pedir aquello que quiere y a quitarse barreras mentales.

No obstante, es cierto que, para disfrutar del sexo a partir de determinada edad, hay que tener una serie de cosas en cuenta: disminuye el deseo físico, por lo que no está de más comenzar actividades que puedan compensar ese menor ardor y que permitan a ambos miembros de la pareja sentirse sexis. Esto incluye desde clases de baile hasta un nuevo corte de pelo, pasando por depilación íntima o el uso de lencería excitante. También ayuda la creación de atmósferas para que la cosa se ponga calentita… si después esto desemboca en juegos bondage o sexo tántrico pues oye, mejor que mejor.

Click aquí para cancelar la respuesta.