9 cosas que puedes hacer antes del sexo para que sea aún más estimulante

A veces el escenario ya es idóneo para que el sexo sea estimulante. Otras veces es el momento. Pero en una relación no siempre conseguimos excitarnos lo suficiente a la hora de tener relaciones con nuestra pareja. El tiempo contribuye a restar la pasión y toca echarle imaginación. Tranquila, no queremos que te disfraces de nada ni que te montes la peli erótica en tu habitación (al menos si no es lo que quieres), pero si tu partener vuelve de viaje después de unas semanas sin veros o simplemente quieres que vuestros ratitos sexuales sean un poquito más intensos, te contamos algunas cosas que puedes hacer con antelación para lograr un encuentro físico, mental y emocional completo.

24 HORAS ANTES

1. Trabaja el buen humor sexual

Se trata de acabar con esos pensamientos negativos que rondan tu cabeza habitualmente, o al menos aparcarlos para más tarde. Proponte darle cabida a ideas atractivas, alegres, que te aporten energía y buenrrollismo. Céntrate en el aquí y ahora, aunque suene a tópico, y si acaso, permítete pensar en el futuro más próximo: tu cita. Pero eso sí, en lugar de enfocarte totalmente en lo que vas a hacer con tu pareja, piensa en lo que puede resultarte más erótico a ti. ¿Quizás un juguete sexual extra? ¿Por qué no?

2. Soluciona las tareas pendientes

Pero claro, tener pensamientos digamos… ‘sexys’, es realmente imposible si estás estresado. Si tu lista de tareas pendientes es más larga que un día sin pan, el día antes de vuestra gran noche procura dejar todo cerrado o delegar lo que sea necesario para llegar al encuentro con la cabeza libre de trabajo. Al vaciar la bandeja de correo también vaciarás tu cabeza y podrás centrarte en el placer. Quizás tengas por delante una escapada romántica. Pues adelante, activa el ‘fuera de la oficina’ y… ¡a disfrutar!

3. Hora del culto al cuerpo

No esperes para coger cita en el salón de belleza a una hora antes de la cita. La piel se queda muy sensible y las rojeces afean el resultado. Sobre todo si te gusta la estética brasileña. Igual no te lo habías planteado antes, pero las burbujitas que se forman en la piel de las ingles después de la depilación facilitan la posibilidad de infecciones durante la actividad sexual. Y además, pica. Ya lo sabes.

4. Dale caña al sexting

Cuenta atrás para investigar sobre qué se lleva, qué no has probado nunca y qué te apetece hacer que no hayas hecho antes. Busca posiciones diferentes, alquila esa peli erótica que no te atreves a pronunciar o guarda fotos que te exciten y con las que podáis inspiraros. Si quieres tenerle bebiendo de tus manos, prueba a enviárselas con cuentagotas hasta que llegue la hora del encuentro. Tic tac.

Legs in fishnet stockings

12 HORAS ANTES

5. Dieta erótica

Antes de un encuentro sexual épico no sólo debes introducir elementos afrodisíacos a tu menú, sino también mantenerte alejado de determinados alimentos que causan hinchazón de estómago, mal aliento u olores feos ahí abajo. Hablamos de comidas saboteadoras de lo sexy, como las lentejas, que causan flatulencia, o los espárragos, que hacen que el pis huela horrores y toda esa zona en consecuencia. Hay mil artículos sobre esto, echa un ojo y toma nota. No olvides lavarte los dientes y usar enjuague bucal. También es momento de buscar ese hilo dental que se perdió hace meses en el cajón del baño.

6. Análisis de fondo de armario

¿Qué me pongo? La respuesta es sencilla: algo sexy. Pero no algo sexy objetivamente hablando (olvídate de las medias de rejilla, lo siento) sino algo que a ti te haga sentir sexy. Y eso puede ser desde un vestido de seda a unos jeans. Opta por prendas que te suban el ánimo, seguro que leyendo esto ya se te han ocurrido unas cuantas. Y por supuesto, que sean fáciles de quitar.

UNA HORA ANTES

7. La hora Victoria’s Secret

Si algo aprendimos de Bridget Jones es que siempre hay que llevar bragas bonitas, porque nunca se sabe cuándo vas a tener que enseñarlas. Partimos de la base de que las de algodón sólo te las pones para dormir, así que llega el momento de elegir una opción mucho más sensual y atractiva. Un picardías o un salto de cama (me apasionan estos nombres) a estrenar siempre te va a hacer sentir sexy, pero seguro que hace tiempo que no te pones ese conjunto lencero que tanto le gusta y con el que te ves tan bien. Aquí, nena, la confianza en ti misma es lo importante.

8. Deja el trabajo en el trabajo

Ya hemos hablado antes de vaciar el correo y resolver asuntos pendientes. Si aún así vuelves de la oficina con trabajo para hacer en casa, ponte con ello cuanto antes. Y después, date una ducha, cámbiate de ropa y enciende unas velas. Tómate unos minutos para leer o ver esas fotos o vídeos eróticos que ya deberías tener preparados. Se trata de desconectar de la rutina laboral y conectar con tu sexualidad. Enciende tu libido y apaga los restos de estrés que queden en tu mente.

9. Medita
“No hay O sin OM”, dijo un sabio. Te lo traducimos: antes de conseguir un orgasmo de cine (O) te vendrá bien un poco de meditación (OM). Siéntate cómodamente y dale al play a alguna de las meditaciones guiadas que circulan en internet. Concéntrate en tu respiración para relajarte profundamente. Si consigues estar presente y prestar atención plena a lo que sucede en ese momento delante de ti durante diez minutos, enhorabuena, habrás reseteado por completo tu mente y estarás más que preparado para trascender a la lujuria.

Click aquí para cancelar la respuesta.