8 cosas que suceden en el sexo y que no verás en una película

Ay, qué maravillosa es la ficción: nos hace soñar, imaginarnos otros mundos y ser protagonistas de los mismos, aventureros en África y amantes en una tórrida historia de pasión y locura. Sí, todo esto está muy bien pero vamos, que es ficción. Y por eso, en lo que a sexo se refiere, en las películas habrás visto escenas gloriosas, maravillosas, incluso, hilarantes, pero seguro que no has visto (o al menos, no muy a menudo), situaciones como las que te vamos a describir y que son REALES como la vida misma. Porque como decíamos, lo otro es ficción:

El momento condón: ese momento glorioso en que hay que parar, paren máquinas, porque hay que ponerse el condón. Y no lo encuentras, o lo encuentras y no sois capaces, con la emoción del momento, de romper el envoltorio. También, el momento me lo pongo (o se lo pones), una posible bajada de erección, momentánea… Y no digamos si se rompe, o no lo encuentras después y temes que se haya quedado dentro.. Pocas de estas cosas verás en una película, aunque cada vez, reconozcámoslo, el preservativo sí que se invita más a la escena. Y donde fijo que lo vas a ver poco es en el porno, donde todo el mundo folla alegremente a pelo. Qué bonitos son los mundos sin ETS.

Fluidos para qué os quiero: que si salivas, que si bienvenido el sudor (ojo cuidao que hay personas que sudan a borbotones y parece aquello un baño)… sí, en el cine es todo más aséptico y parece que no son humanos. Es más, ellas, por ejemplo, apenas se desmaquillan, ¿qué marca utilizarán?

Oh, ella necesita estimulación: en el cine, la chica está mojada de buenas a primeras y la penetración puede llevarse a cabo sin problemas, de un golpe, zas. Pues no: en la vida real se necesita lubricación o lubricante. Y esto en las pelis no se ve.

asian couple frustrated by relationship problem

Gatillazo: sí, le puede suceder a cualquiera y no pasa nada, pero es algo que tampoco verás en la ficción.

Ruidos inesperados (y no bienvenidos precisamente): y los primeros que se nos ocurren, así, pensando rápidamente, son los pedos. Sí, los pedos, las flatulencias, vengan del culete o sean pedos vaginales. Unos y otros son inesperados y te morirás de vergüenza. Pues en la tele tampoco los verás. Ni eructos de esa cena pesada que te has metido para el cuerpo. Porque el sexo en el cine es prácticamente perfecto.

Momento dolor: por una postura mal gestionada o porque te has puesto encima de él con muchas ganas, te está penetrando como un loco y de repente grita porque la polla se le ha doblado y piensa que se le ha roto el pene. No, estos pequeños percances tampoco se ven en la gran pantalla.

El 69 desastroso: en la ficción el 69 será una cosa impoluta, que raya la perfección. Y no ese intento que llevasteis a cabo vosotros, que uno se iba corriendo mientras al otro le dolía la lengua y el cuerpo y estaba ya pensando en otra cosa. Sí, el 69 está sobrevalorado y entre otras cosas, debido a las películas.

Sexo oral: tampoco verás escenas en que alguien practica sexo oral a otro y de repente, le da una arcada. No, estas cosas no se muestran. Por supuesto tampoco verás a ninguno de los miembros de la pareja que, tras darle placer oral al otro, tiene la boca embotada y apenas puede mover la mandíbula.

Click aquí para cancelar la respuesta.