8 cosas que están saboteando tu vida sexual

¿Últimamente tienes el deseo sexual por los suelos? Pues tal vez se deba a causas orgánicas,  psicológicas, culturales… en las que no habías pensado. He aquí algunos de los bloqueadores más frecuentes de la salud sexual.

1-La ansiedad. Existen numerosos estudios que relacionan este trastorno con la disfunción sexual, especialmente en los casos crónicos. Todo el mundo ha sentido ansiedad alguna vez, pero las mujeres son el doble de propensas a padecer esta enfermedad mental. Es más, algunos medicamentos contra la ansiedad reducen la libido. Existen diferentes tratamiento s médicos para superar esta afección. A veces es suficiente con un simple cambio de hábitos, por ejemplo, practicar deporte y mindfulness.

2-La dieta. Sí, lo que comes influye de tal manera que puede reducir los niveles de estrógenos y testosterona y alterar la producción de espermatozoides y, por supuesto, arruinar tu vida sexual. La buena noticia es que la comida también puede influir para justamente lo contrario, es decir, para aumentar el deseo. A evitar, los excesos con: los productos con grasas trans, la sal, la soja y el azúcar. Algunos de los mejores alimentos para incrementar la libido: fresas, aguacate, almendras y sandía, entre otros.

3-Fumar. Muchos estudios relacionan este hábito con problemas sexuales, como la disfunción eréctil, ya que el tabaco es un vasoconstrictor, por lo que afecta negativamente a la circulación de la sangre. También perjudica al sistema reproductivo, ya que debilita a los espermatozoides y eso dificulta la fecundación. La merma de oxígeno en los pulmones te hace resistir menos en la cama. Al reducir los niveles de testosterona, también merma el deseo sexual.

unhappy couple having argument at home

4-El alcohol en exceso. Aunque tengas la sensación a veces de que el cubata es más bien un afrodisiaco, es justamente lo contrario, es un depresor. Probablemente tú mismo has experimentado que cuando te pasas con las copas, pierdes sensibilidad y la capacidad para alcanzar el orgasmo. Algunos hombres son incapaces de tener una erección después de beber más de la cuenta. En las mujeres, dificulta la lubricación. En este apartado, también podrían incluirse otro tipo de drogas, que son igual de nocivas para tu salud (o incluso más) que el alcohol.

5-Complejos corporales. Si no aceptas tu cuerpo, la autocrítica puede hacer estragos en la libido. Esa negatividad, además, no influye solo en tu estado de ánimo, también en cómo te ven los demás. Si piensas en positivo, no solo te vas a sentir mejor cuando te mires en el espejo, también estarás más predispuesto a actuar contra lo que está causando ese complejo o insatisfacción. Cuida tu autoestima, quiérete.

6-Falta de ejercicio. No hacen falta estudios que lo corroboren. Cuando no estás en forma, literalmente no aguantas nada en la cama. Tal vez no te haya pasado o no lo hayas sentido así, pero lo que está claro es que con entrenamiento vas a aguantar mucho más. Pero, claro, tampoco debes pasarte, porque si el ejercicio es demasiado intenso, tu libido puede disminuir.

7-Deshidratación. Aparte de dolores de cabeza (que te impiden hacer el amor), también puede causar sequedad vaginal y dificultar los orgasmos. No estar lo suficientemente hidratado impide la correcta secreción de hormonas como la testosterona, lo que da lugar a la impotencia. Y está claro que una boca seca, tira para atrás cuando vas a besar a alguien.

8-Falta de comunicación. Es un problema en sí mismo para una relación de pareja, así que no es de extrañar que repercuta negativamente y dé lugar a la ausencia de sexo. Si cada uno expresa al otro sus preferencias, la vida sexual será mucho mejor que si no existe ese entendimiento.

Click aquí para cancelar la respuesta.