7 trucos para ligar con tu compañero de piso

A estas alturas del curso ya lo tienes claro: tu compañero/a de piso te mola mucho. La sensación de mariposas en el estómago es cada vez más frecuente y fuerte cada vez que os veis. Pero si te lanzas, igual “la cagas”. Mejor conquistar poco a poco hasta que le atraigas tanto como él/ella a ti. Te ayudamos a intentarlo con estos trucos que no fallan. Seducción asegurada.

1-Aprende sobre sus gustos. Vivir con esa persona facilita mucho que os conozcáis a fondo. Saber qué le gusta comer, sus aficiones, sus hábitos… Es la manera de conocerla más en profundidad para luego saber, primero, si es tu tipo y cuánto te gusta, segundo, para averiguar de qué hablar y cómo actuar en todo momento. Es bastante obvio pero funciona.

2-Crea situaciones románticas. Esto también es muy efectivo. Alquila una peli que le guste o prepara, aunque sea comprada, una comida, y ten algún detalle, como adornar la mesa con una flor, comprar palomitas o traer ese vino que sabes que le va a gustar. En estos momentos a solas se crean vínculos emocionales de los que puede surgir el amor y, por supuesto, la tensión sexual. Si no se enciende la chispa, al menos estas veladas servirán para conoceros mejor. Poco a poco. Paciencia.

3-Monta una fiesta con amigos e invítale. El fin último es que entre en tu círculo social. Pero como eso no se sabe si con el tiempo va a suceder, todo depende de cómo sea, al menos en estos encuentros con gente en los que la desinhibición campa por toda la casa, se van a dar momentos divertidos y quién sabe si hasta surrealistas. Y esto siempre mola, incluso aunque finalmente, en ese entorno de fiesta, te des cuenta de que no le interesas.

Young business team working together

4-Plantea un masaje. O encuentra la manera de acercarte y sentir su piel. “Llevas estudiando mucho tiempo, relájate un poco, ven que te doy un masaje en la cabeza y en los hombros”. Si accede a ello, aparte de lo a gustito que se va a quedar después, comprobarás si también está encantado con ese acercamiento-tocamiento.

5-No te cortes, llama a su puerta y entra. Al actuar así no solo favoreces el coqueteo, también es una manera de enviarle una señal a la otra persona para ver cómo reacciona y saber si la atracción es mutua. Eso sí, nada de entrar ni de entrarle a bocajarro. Todo muy sutil: “¿Te importa dejarme la grapadora?, la mía se ha quedado sin grapas”. “Por favor, ¿podrías explicarme esto de mates que no lo he pillado bien?”.

6-Intenta quedar fuera de la casa con un plan chulo. A no ser que compartáis piso solo entre dos, algo realmente poco frecuente, busca pasar ratos a solas, fuera de la vivienda. Id a tomar una copa, al cine, a visitar un museo… Lo importante es que estéis los dos nada más para ver cómo se muestra y poder flirtear sin nadie alrededor. A veces uno se corta solo porque los demás están ahí.

7-Dile lo que sientes. Aprovecha un momento agradable y privado y confiésale tu amor, atracción o lo que sientas. Te arriesgas a que te dé calabazas, pero casi mejor, que tú no estás para perder el tiempo. Cuando te enamoras de un compañero de piso debes sopesar el riesgo de perder a un amigo e incluso tener que cambiarte de piso.

Click aquí para cancelar la respuesta.