7 posturas sexuales que debes dominar a los 30

Estarás de acuerdo conmigo en que algunas posturas del Kamasutra están solo al alcance de unos pocos con cuerpos privilegiados: contorsionistas y otros atletas con una forma física excelente, como gimnastas o acróbatas. Sin embargo, otras posiciones son tan básicas y facilonas que si no las dominas ya en la treintena es porque claramente no has practicado mucho. Estas son las que hasta los más torpes pueden llegar a nivel experto en poco tiempo.

1-El misionero. Sí, la más clásica de todas las posturas. Aunque se suele calificar de aburrida, y lo es en el sentido de poco original, no se puede negar que cumple con los requisitos para que triunfe siempre: fácil, cómoda y muy placentera. Por eso, si no la dominas a los 30, empieza a preocuparte.

2-El perrito. Una de las preferidas de los hombres y muy placentera para las mujeres porque estimula el punto G, tampoco presenta ninguna complicación. Ambos tienen la capacidad para controlar el ritmo, la velocidad y la profundidad de penetración. A poco que te pongas en modo “animal salvaje” consigues el título de rey león. A los 30 la dominarás incluso en sus múltiples versiones.

Couple having sex

3-La amazona. Es una de las favoritas para ellas por el control de movimientos y la estimulación del clítoris. Por esto, y por su comodidad, resulta perfecta para llegar al orgasmo rápidamente. Es tan fácil que en la treintena hasta en su versión inversa, también muy placentera, no debería tener secretos para ti.

4-El 69. La teoría está muy clara, pero la práctica ya es otra cosa. Pero con interés y comunicación con la otra persona, no debería presentar ninguna complicación, aunque requiere mucha coordinación y concentración, ya que es muy fácil dejarse llevar por el placer y desatender al otro. A los 30 sabes lo que te gusta y lo que no, y has aprendido a comunicar claramente tus necesidades.

5-La silla. Como su nombre indica, consiste en tener sexo en una silla. Él sentado con las piernas un poco abiertas y ella encima de él a horcajadas controlando los movimientos. Nada complicado y muy placentero para ambos. Sencilla hasta para principiantes. La clave está en hacerlo sobre una silla con la altura adecuada para que ella pueda apoyar los pies en el suelo.

6-La tijera. Explicar esta posición sin una imagen puede ser un desafío, pero es realmente muy simple. La mujer tumbada sobre su espalda y la pareja, también acostado pero de lado, le entra de lado de tal manera que la penetra de costado con la pierna de arriba sobre ella. No es igual a la tijera lésbica, pero técnicamente no tiene misterio, todo cuestión de práctica.

7-El encadenado. En esta postura ella está sentada al borde de una mesa o similar apoyada con los brazos hacia atrás con las palmas de las manos y con las piernas rodeando la pelvis de él (de ahí su nombre), el cual está de pie penetrándola de frente. Perfecta para un polvo rápido, de nuevo el quid de la cuestión está en la altura de la mesa.

Click aquí para cancelar la respuesta.