7 formas de ayudarle a durar más en la cama

Llegar pronto o ser muy rápido es algo que te ayudará en la mayoría de las facetas de tu vida… pero no en el sexo. Si alguna vez has tenido relaciones sexuales con un hombre que termina antes de tiempo, sabes lo malo que puede ser para los dos.

Para ser justos, la duración media del coito con penetración es de tres a seis minutos. Si tu pareja está dentro de ese rango, técnicamente tiene una capacidad normal para el sexo. Pero si aún así ni tú ni él estáis satisfechos, tenemos un problema. Afortunadamente, hay varias cosillas que puedes hacer para ayudar a tu chico a aguantar más para que ambos disfrutéis al máximo en la cama antes de cruzar la línea de meta.

1. HAZTE DUEÑA DE LOS PRELIMINARES
Antes de tener relaciones sexuales, haz que la masturbación sea parte fundamental de vuestros juegos previos. Dile que quieres que él mire cómo te tocas, por ejemplo. Este tipo de cosas te ayudará a llevar cierta ventaja en la carrera hacia el orgasmo y que ambos estéis a la par en el momento la penetración.

2. USA UN ANILLO PARA EL PENE
Estos anillos eróticos se colocan en la base del pene, generalmente alrededor del eje, los testículos o ambos, y ejercen presión a esta zona, restringiendo el flujo sanguíneo y retrasando su orgasmo. Pruébalo si quieres ayudarle a aguantar más tiempo. Le encantará.

3. LA TÉCNICA DE COMPRESIÓN
Haz que tu chico se retire al banquillo durante un instante cuando el partido empiece a resultar muy intenso para él, y aprovecha para presionar la cabeza de su pene. No es difícil, justo antes de que esté a punto de alcanzar el clímax, haced una pausa y ayúdale a presionar firmemente el eje de su pene con los dedos pulgar e índice. Apretar de esta manera en esta zona puede ayudar a retrasar la eyaculación, y así podréis jugar la segunda parte juntos.

Young naked Man and woman making love kissing

4. CAMBIAR POSICIONES
La mayoría de los chicos saben cuándo están a punto de tener un orgasmo, así que haz que cambie de postura cuando crea que se está acercando. Seguro que tú también sabes cuándo es el momento adecuado y puedes hacerte cargo de la situación. Por lo general, puedes sentir los testículos de tu pareja contraerse y levantarse a medida que se acerca al clímax. Cuando un hombre está a punto de eyacular tiene dos juegos de contracciones con un promedio de 0.8 segundos entre la una y la otra. Moverse a este ritmo, o más rápido, acelerará lo inevitable, por lo que aminorar la marcha puede retrasarlo. Lo más probable es que tengas que experimentar para ver qué funciona mejor para tu pareja. A veces moverse como una chica mientras él está arriba les ayuda a controlar el ritmo. Cuestión de probarlo.

5. PEQUEÑOS DESCANSOS
Lo de hacerlo rápido y fuertemente todo el tiempo es cosa de las películas. Probad a hacer pequeñas paradas y cambios de ritmo. Pídele que se retire de vez en cuando, que te acaricie y te bese para calmar un poco la sobre excitación, y que después vuelva a empezar. Esto hará que la experiencia sexual sea mucho más larga, lo que generará a su vez una intimidad más profunda.

6. SUELO PÉLVICO
¿Sabías que los ejercicios de suelo pélvico no son solo para ti? Los hombres también pueden hacerlos, y dominarlos puede marcar un antes y un después en el dormitorio. Está comprobado que ejercitar el suelo pélvico durante unos meses mejora la capacidad masculina para controlar la eyaculación precoz. Convence a tu chico para que haga algunos ejercicios diarios mientras está sentado frente al escritorio o de camino a casa. Como sabrás, tan sólo tiene que apretar los músculos entre el cóccix y los genitales.

7. NO PARES
El hecho de que él termine antes de lo esperado no significa que tú también tengas que hacerlo. El sexo no tiene que detenerse en un orgasmo. Si el juego posterior continúa, es probable que él obtenga otra erección y dure un poco más que la primera. Aprovecha.

Click aquí para cancelar la respuesta.