6 cosas que hacer cuando no tenéis nada en común

Tenéis diferentes gustos en comida, música y cine. A ti no te gustan los cómics y a él no le interesa nada la jardinería. Sin embargo, os amáis locamente, no importa para la buena marcha de vuestra relación. Una pequeña independencia en pasatiempos y actividades es saludable, pero si no hay absolutamente ningún terreno en común, entonces puede haber problemas. Toma nota de estos consejos para que lo vuestro funcione:

1-Compartir nuevas aficiones. Sí, sois el día y la noche, tú eres más de perros y él más de gatos, uno prefiere la playa, el otro la montaña… casi no coincidís en nada. ¿Por qué no buscar intereses en común? Por ejemplo, viajar, practicar algún deporte, entreteneros con juegos de mesa… Poniéndoos de acuerdo y negociando todo, seguro que al final encontráis esos puntos en común y  disfrutáis juntos. Lo más importante es que ambas partes mostréis respeto y aceptación en las creencias y preferencias.

2-Los polos opuestos se atraen (asúmelo). Las diferencias de opinión en algunas cosas resultan saludables porque refuerzan el vínculo entre los dos. Mirad el lado bueno. Tendréis más temas de conversación, unos desconocidos para ti, otros para él. Eso supone enriquecer la relación con nuevos conocimientos. Los dos aprenderéis cosas nuevas, os abriréis la mente mutuamente. Esas diferencias os complementan. Piénsalo, al revés tal vez podría resultar un tanto aburrido.

3-Compromiso. Una relación buena y saludable va mucho más allá de tener intereses similares. Es mucho más importante ser capaz de tolerar, de amarse a pesar de los defectos o molestias que nos cause la otra persona, de tener apego emocional mutuo, de darse cuenta de que nadie es perfecto. La relación es más importante que la diferencia de opinión, por muy distintos que seáis en carácter y forma de hacer las cosas.

Young adult couple sitting in kitchen smiling, drinking wine

4-Buscar el equilibrio. Si te ama, serás una prioridad y eso no importa a la hora de no coincidir en aficiones o principios. Si tenéis poco en común, conviene hacer un esfuerzo para conocer sus intereses y aficiones y la otra parte igual, debe ser algo mutuo. Intentad compensar vuestras diferencias. En una buena relación, cada uno deber ser uno mismo sin temor, sin problemas. Comunicad vuestras necesidades y deseos para ver si la otra persona está dispuesta a dar lo mismo. Es la única manera de saber encontrar la armonía.

5-Tener planes de futuro. Si los dos queréis lo mismo, estaréis unidos. ¿Queréis casaros? ¿Ser padres? Objetivo: construir una vida de la mano. Y para eso debéis conversar seriamente, escucharos de forma activa mutuamente para saber lo que sentís cada uno y cómo veis vuestra relación en los próximos años (o meses). Una vez expuestas vuestras inquietudes, sed honestos, tratad de llegar a un entendimiento, poneos de acuerdo al menos en algo para iniciar vuestro proyecto.

6-Ser flexibles. Es una buena manera de manteneros conectados, aunque puede ser muy fácil decirlo y no tanto llevarlo a la práctica. Se puede ser firme en los valores y creencias y, a la vez, adoptar una actitud abierta a los deseos de tu pareja. Estar dispuestos a cambiar para que mejore la relación y adaptarse al otro ayuda a traer paz y amor.

Click aquí para cancelar la respuesta.