5 posturas para hacerlo en la ducha (y así, no morir de calor)

Sí, podéis decirme que llevamos unos días en que las temperaturas han bajado pero no nos confiemos: la canícula llegará y lo hará con fuerza, que para eso estamos en verano y además, sufriendo el cambio climático. Así que, cuando el calor aprieta y los termómetros rozan los 40 grados a la sombra puede ser que, aunque te apetezca sexo, te dé una pereza infinita ponerte a ello. Y no por el esfuerzo, sino porque sabes que sudarás más de lo que lo estás haciendo ahora, ahí sentado frente a la tele o el pc. Por eso os vamos a dar unas soluciones bien fresquitas para encontrarnos piel con piel sin morir de calor por ello. Nos ayuda en esta tarea la sexóloga Melanie Quintana .

Lo primero que hay que aclarar es que sudar, sudarás, lo quieras o no: “Está garantizado, incluso en el invierno más gélido, ya que el contacto con otro cuerpo en un encuentro erótico hace que el cuerpo bombee sangre más rápido, nos sube la temperatura. Todo esto forma parte de la excitación”, aclara. Por eso puede ser una excelente alternativa tener sexo en el baño o la ducha, ya sabemos que no es quizás el lugar más cómodo de la casa, pero chicos, no todo se puede tener. Ahí van unas posturas para lanzarse al encuentro fogoso:

Caught couple

1. La clásica, de pie: “Aquí la fuerza tiene un papel importante. Entrelazar las piernas el uno contra el otro puede servir de equilibrio. Pero también existen unos asideros antideslizantes muy prácticos para la ducha, lo que permite que uno de ellos se agarre o se apoye y tenga mejor estabilidad”, explica Quintana.

asidero

2. Perrito: “Practicar esta postura en el baño o en la ducha, si el espacio lo permite, puede ser un recurso útil para no pasar calor, aparte de tener menos riesgo de caída”.

3. Contra la pared: “En esta postura uno de los dos apoya la espalda contra la pared y entrelaza las piernas al rededor del cuerpo del otro. Al hacerlo en el baño las paredes están fresquitas lo que hace que el calor disminuya”, dice.

4. Sentados: “El retrete también puede ser muy erótico y práctico. Si uno se sienta en él, el otro se puede sentar encima de diferentes maneras. Más posibilidades y mayor estabilidad”.

5. Cuesta abajo: “Se trata de que uno de los dos este de pie y el otro delante con la espalda inclinada del todo y las manos apoyadas en el suelo. Esto requiere flexibilidad por parte del que se agacha. Si por lo que sea no llega al suelo, también se puede apoyar en el retrete, o incluso reclinar la cabeza y los brazos sobre él”, comenta.

Y aparte de este espacio, aporta otras ideas muy fresquitas: “También puede ser divertido buscar sitios que tengan ese frescor que buscamos. Puede ser muy erótico ir a un centro comercial donde haya aire acondicionado y meternos en un probador, el baño de un bar, un restaurante, el cine… entre otros sitios que dan esa privacidad que buscamos (o no) y que dan más posibilidades al juego, como puede ser el hecho de que me oigan o que me vayan a pillar”, finaliza.

Así que ya sabes, si no tienes sexo este verano, es porque no quieres, porque el calor ya no es excusa.

Click aquí para cancelar la respuesta.