5 orgasmos que todas deberíamos tener una vez en la vida (y cómo lograrlos)

Para la mayoría de las mujeres, solo hay dos tipos de orgasmos y no son vaginal y clitoridiano, sino el que aparece por casualidad y el que te pierdes. Pero chicas, hay un mundo entero de clímax ahí fuera esperando a ser descubiertos. Los expertos aseguran que a medida que vivimos nuevos amores también evolucionamos sexualmente. Te proponemos un viaje mágico al fondo del orgasmo para que sigas experimentando, si quieres.

1. EL ORGASMO DESCONOCIDO

Es el que tiene lugar con esa persona a la que acabas de conocer, o con la que al menos no has tenido aún relaciones sexuales. Has de saber que este orgasmo no aparece de inmediato, pero después de algunas pruebas no te costará llegar al clímax con un nuevo amante.
Por qué es impresionante: Porque además de ser una victoria compartida, acabas de romper tu código de honor con un nuevo ser humano, lo cual es un buen augurio para el siguiente que se cruce en tu camino.
Cómo conseguirlo: Esto no es como en las películas, que las parejas llegan a la vez al orgasmo la primera vez que tienen sexo juntos.  Al menos no siempre. En la vida real, las mujeres sólo tienen un 32% de posibilidades de llegar al clímax si nunca se habían acostado con esa persona antes, y un 51% si ya lo han hecho varias veces, según datos de la Ball State University de Indiana. Eso sin contar que dos tercios de las mujeres necesitan estimulación del clítoris durante el coito. El peor enemigo la primera vez que te acuestas con alguien suele ser tu monólogo interior: ¿Me estoy moviendo correctamente? ¿Pensará que estoy gorda? Ok. Stop. Si quieres llegar al orgasmo sal de tu cabeza y concéntrate en lo excitante de la experiencia y lo sexy que tu nueva pareja te encuentra.

Sensual girl in bed

2. EL ORGASMO POR AMOR

Lo mejor de estar comprometido con alguien es el sexo con amor.
Por qué es impresionante: Porque aquí es donde las mujeres suelen darse permiso para experimentar su sexualidad en todo su esplendor. Y cuando tu pareja forma parte de ese proceso, la conexión es increíble.
Cómo conseguirlo: A estas alturas de la relación, sabes perfectamente qué movimientos te llevan a conseguir el orgasmo. Aunque eso no significa que lo hagáis tan a menudo como te gustaría o que vuestros encuentros sean tan excitantes como antes. Es momento de ‘mezclar’ para solucionar eso. Pide a tu chico que mueva sus dedos hacia la pared frontal de tu vagina en un gesto de “ven aquí” durante un cunnilingus o en posición de perrito. Experimentarás lo que se conoce como ‘orgasmo mezclado’, que es lo que ocurre cuando estimulas el clítoris y el punto G a la vez. ¡Tachán!

3. EL ORGASMO CASUAL

Si hay algo que libera endorfinas y que sube la autoestima es enrollarse con alguien con quien no deseas tener una relación pero que te pone a tope de power.
Por qué es impresionante: Estás estableciendo tu soberanía sexual y el derecho a ser deseada. Estos son orgasmos liberadores, orgasmos de recuperación. Así que, ¡a por ellos!
Cómo conseguirlo: Da igual que el cuerpo te pida sexo primal o un poco de mimo, tu pareja en este caso sólo te conoce en la cama. Así que despreocúpate de lo que él pueda pensar y deja de juzgar. Es hora de jugar. Desinhíbete y descubre nuevas formas de llegar al orgasmo. Considera el exhibicionismo, la ‘puerta de atrás’, los vibradores… y olvídate un poco del clítoris. Tu cuerpo está lleno de terminaciones nerviosas por explorar. Esta es también la situación perfecta para dar rienda suelta a tu lado multiorgásmico.

4. EL ORGASMO POST MATERNIDAD

A veces el embarazo puede dejar tu cuerpo fuera de combate. Muchas parejas no vuelven a tener el mismo sexo después de ser papás, y no sólo por una cuestión de apetencia o de cansancio. Pero eso puede cambiar. Toma nota.
Por qué es impresionante: Hay vida (sexual) después de la maternidad. De hecho, tiene muchas ventajas. Así que ponte a ello. Las contracciones vaginales que acompañan al orgasmo ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico debilitados por el embarazo y el parto. Demás, la oxitocina liberada con el orgasmo puede ayudar a mitigar el dolor postparto. Y no hablemos de lo saludable y bienvenido que será volver a conectar con tu pareja y con tu propia sensualidad.
Cómo conseguirlo: La mayoría de los doctores aconsejan a las mamás primerizas dar a sus cuerpos unas vacaciones de seis semanas antes de volver al coito. Pero incluso después de ese tiempo, el sexo puede sentirse diferente. El embarazo estira los ligamentos alrededor de tus órganos reproductivos, lo que sin lugar a dudas puede alterar las sensaciones. Llegados a este punto, el lubricante será tu mejor aliado. Por no hablar de la parte emocional. Un bebé pone tu estado de ánimo en un continuo desafío. Si quieres volver a conectar con tu sexualidad, prueba a ponerte lencería nueva o llenar el dormitorio con velas aprovechando los ratitos en los que el niño duerme. Y no dudes en utilizar un juguete sexual para asegurarte el placer.

5. EL ORGASMO DE LA EXPERIENCIA

Los orgasmos mejoran con la edad, como un buen vino… o Brad Pitt. Y además serán más abundantes. Según un estudio del Journal of Sexual Medicine, el 70% de las mujeres entre 40 y 45 años llegaron al orgasmo en su última relación sexual, frente al 61% de mujeres entre 18 y 24 años.
Por qué es impresionante: El tiempo y la experiencia te han hecho sentirte más segura de ti misma, aceptar tus límites e imperfecciones, y eso puede llevarte a ver el sexo de una forma más libre. Al parecer, muchas mujeres se convierten en auténticas aventureras pasados los cuarenta, probando nuevas posturas y masturbándose más.
Cómo conseguirlo: A medida que envejecemos, los orgasmos pueden tardar más en llegar. La culpa es de la disminución del estrógeno y la testosterona, que tanto afectan a la excitación y la lubricación. Los músculos del suelo pélvico también pueden debilitarse con el tiempo, por lo que el clímax puede sentirse más corto o menos intenso. Para retrasar este momento, prueba a fantasear antes del sexo. Lo que mejor funciona es visualizar a esa persona que sólo tú sabes, y todos los detalles que la rodean. Aunque también puede resultar útil leer una novela erótica o ver esa escena de aquella película que…. El sexo también se puede entrenar. Tómatelo como un ejercicio regular y verás cómo logras los orgasmos más rápido cuando la sangre fluye por todo tu cuerpo, incluyendo esa zona.

Click aquí para cancelar la respuesta.