5 hábitos que mejorarán tu sexualidad

Está demostrado que el sexo influye en nuestra salud, y es que tener orgasmos a menudo es un hábito más que saludable. Pero, ¿incluyen también nuestros hábitos de vida en el sexo? La respuesta es un rotundo sí, y es que hay ciertas rutinas, que aunque no tengan que ver con la esfera sexual, pueden ser determinantes para la misma.

1) Dejar de fumar: Todo el mundo sabe que el tabaco lleva asociadas diferentes enfermedades, sin embargo, no todo el mundo conoce los efectos nocivos del tabaco sobre la salud. A este respecto, la sexóloga Raquel Gargallo explica que “La nicotina y el alcohol afectan a múltiples facetas de tu cuerpo y pueden acarrear dificultades en tus encuentros sexuales”. Así asegura que “tu deseo sexual puede verse dañado por estas costumbres, que al contrario de lo que crees no te ayudan a socializar más y mejor, ni ha desinhibirte. Puede hacerte respirar con dificultad, perder la erección e incluso bloquear tu capacidad de sentir los orgasmos. Sin hablar de los olores que fumar o beber provocan que evitan cualquier excitación sexual”. Por todo ello, decidir dejar de fumar es otra forma de apostar por un verdadero placer.

Group of girls in fitness class making selfi

2) Hablar más en público: Realizar una presentación delante de muchas personas puede mejorar nuestra vida sexual, y no, no porque pensemos en hacerlo en público. La idea es que si nos acostumbramos a hablar en público, mejoraremos nuestra comunicación y perderemos la vergüenza para expresarnos y mostrar nuestra opinión, también entre las sábanas. “Empieza por dar pasos pequeños, hablando en un grupo de gente, conocida o desconocida, expón una idea en tu trabajo, y empezarás a tener tablas para saber expresar lo necesario con tu pareja”, aporta la experta.

3) Hacer deporte y llevar una dieta saludable: Aunque en el sexo, obviamente, interviene mucho la mente, el cuerpo no deja de ser otro factor importante. Cuidarlo, además de una muestra de amor propio, es también una forma de mejorar nuestra sexualidad. “No te impongas entrar en un canon, mejora tus hábitos alimenticios, de forma coherente y no con dietas milagro, y haz un ejercicio que te guste y te divierta, y tu salud mejorará en todos los aspectos”.

4) Practica mindfulness y meditación: Una de las claves del mindfulness es centrarnos en el momento que estamos viviendo, para rebajar nuestro nivel de estrés. Si tenemos en cuenta que en ocasiones, no somos capaces de concentrarnos en el encuentro sexual porque estamos pensando en la última pelea del grupo de Whatsapp, ser capaces de focalizarnos  mentalmente resultará muy positivo. Según Gargallo, “el propósito de la meditación o de dejar la mente en blanco es dejar que los pensamientos diarios tomen el control de nosotros mismos, esperar a que la neblina de pensamientos se disipe y conectar verdaderamente con el presente, el ahora, tu cuerpo y tus sensaciones”.

5) Huye de las personas tóxicas: Las personas que nos restan más que nos suman pueden robarnos tanta energía como para hacer que desaparezca nuestro apetito sexual. Sobre todo si esa persona es nuestra pareja y nuestra relación se ha convertido en algo tóxico. “Las relaciones tóxicas  minan tu autoestima, tu libertad, tu seguridad, y tu confianza. Esto te provoca un estrés interno difícil de manejar”, concluye Gargallo, que recuerda que el sexo debe ser motivo de felicidad, pero solo si decidimos compartirlo con alguien que también nos haga felices.

Click aquí para cancelar la respuesta.