5 consejos para evitar una crisis de pareja en verano

Sí, estás deseando que lleguen las vacaciones para disfrutar con tu pareja, pero también puede producirse todo lo contrario y que, en vez de relax, tanto tiempo libre provoque discusiones continuas entre los dos. Aunque pueda parecer un contrasentido, el verano promete ser la época del año más divertida, pero también puede convertirse en un infierno y no precisamente por el calor: es cuando más separaciones se producen, según los datos del Consejo General del Poder Judicial.

“Durante el año nos encontramos absortos en nuestra rutina, el día a día marca lo que hacemos sin darnos tiempo a pensar. Es cuando llega el verano que muchas relaciones pasan una dura prueba. Solo la rutina es más fuerte que el amor, pero durante las vacaciones la rutina desaparece y el amor puede estar en riesgo”, explica el psicólogo y sexólogo Xavier Savín, quien nos da estos consejos para evitar una crisis de pareja en pleno verano.

1-Reconocimiento y seguridad emocional: dile a él o ella qué es lo que no te gusta de la relación y que preferirías que hiciera de otra forma. Las relaciones no se sustentan en la resignación, lo hacen en la sinceridad, pero no te quedes ahí o pensará que solo ves las “cosas malas”. Asegúrate de hacerle saber lo que te encanta, con qué te sigue sorprendiendo y qué es lo que todavía te hace temblar. Cuando le comentes lo que no te gusta, hazle saber que eso no quiere decir que la relación esté en juego “últimamente ya no…, pero que sepas que incluso sin…te quiero”.

Portrait of young couple in living room looking each other.

2-Sexualidad: Asegúrate de disponer del tiempo y el lugar para poder dar rienda suelta a vuestra imaginación, ya no hay prisas ni madrugones. No cometas el error de no tener en cuenta el sexo a la hora de programar las vacaciones, nada de compartir la habitación con los amigos o pensar solo en la aventura. Elige el destino teniendo en cuenta si podrás dejar que los niños se diviertan haciendo actividades programadas mientras vosotros os divertís haciendo otro tipo de actividades.

3-No somos medias naranjas, ni sois iguales ni os gusta lo mismo, supéralo. No hay nada malo en hacer algunas actividades e incluso pasar algún día por separado, de lo contrario la pareja pasa a ser quien hace que ya no pueda… Está genial programar actividades que os gusten a ambos, pero al mismo tiempo, si os apetece hacer algo por separado, no hay nada malo en hacerlo para después, y de paso, tener algo que contaros.

4-Intimidad: hay un espacio solo para la pareja, muéstrate vulnerable cuando así lo sientas, no te esfuerces en parecer lo que no eres. Intimidad no es perder la educación, entrar en el baño cuando está el otro o cortarse las uñas en la cama. Intimidad es saber que puedo mostrar mis emociones y mis miedos a quien comparte la vida conmigo.

5-Comunicación: habla con él/ella con sinceridad, asegúrate de que el mensaje es congruente y que lo expresas de manera correcta. Pide lo que te gustaría recibir y agradece lo que ya hace por ti. Puedes esperar a que adivine lo que quieres, aunque seguramente tarde o no lo haga, o bien puedes darle la información necesaria y preguntarle qué espera de ti.

En resumen, según Savín, se trata de reconocer sus talentos, asegurarnos de que disponemos del momento y el lugar para tener sexo, hablar sin tapujos, aceptar nuestras diferencias y asegurarnos de comunicar bien lo que esperamos del otro.

Click aquí para cancelar la respuesta.