10 señales que indican que tu pareja ha tenido sexo ese día… pero no contigo

¡Ojalá lo del sexo fuera como la bebida! Nos quedaría esa técnica tan de padres de “a ver, hijo, échame el aliento”. En estos casos no funciona. O sí. Uy. Nos estamos metiendo en camisas de once varas. Vale, vamos a suponer que si tu pareja es MUY aficionado al sexo oral es posible que seas capaz de notar algo. Para todos los demás supuestos, aquí van 10 señales que te indican que tu chico ha tenido sexo en las últimas horas… y no contigo.

1. Protege su teléfono con su vida. Vamos a ver, ¿quién no quiere un poco de calidad de vida post-coital? Es posible que su amante, aunque hayan hecho un pacto de “eh, no me whatsappes”, no pueda reprimir un “ha sido la bomba” o un “estuviste mejor la otra vez”. Por ese miedo, él, que antes te dejaba el móvil para ver el tiempo o Twitter, lo guarda a buen recaudo.

2. “Uf, estoy destrozado. ME VOY A DAR UNA DUCHA”. Si nunca ha sido el tipo más limpio del mundo, ¿cómo es que ahora se mete en el cuarto de baño nada más llegar? Pues porque quiere borrar las huellas del encuentro sexuarl de su piel.

3. No muestra interés sexual aunque tú le eches ganas. Esta es una GRAN señal de alarma en el caso de parejas especialmente fogosas. Si esa noche no tiene ganas de nada, puede deberse a que venga bien servido de fuera. Sentimos ser así de francos.

Man wearing white shirt covered by red lipstick kisses

4. Está más cariñoso de lo normal. “Te quiero”, dice, mientras unas lágrimas están a punto de brotar de sus ojos. No lo dudes: o bien sufre en silencio una terrible enfermedad terminal o está arrepentido de lo que acaba de hacer. Y ya te puedes imaginar cuál es la opción correcta.

5. Ojo, cariñoso pero no CERCANO. La cabeza de un tío es más laberíntica que una película de Christopher Nolan. Puede pensar, aunque se haya duchado, perfumado o pasado la piedra Pómez, que sigue apestando a LA OTRA. Por eso, aunque te lance mensajes cariñosos, lo hará desde la lejanía, para evitar acercarse y que huelas que te ha sido infiel.

6. Está muy, pero que muy nervioso. Seguramente, si te ha sido infiel esa misma tarde/noche, estará con la cabeza en otro sitio. A lo mejor está dándole vueltas a lo que ha hecho, a si hay alguna manera de que le pilles o puede ser que se dedique a planear su próximo encuentro furtivo. Si está más nervioso de lo normal, es que oculta algo…

7. Atenta a su cuerpo. Cualquier cosa: un arañazo, un microchupetón, algún pelo largo rizado si tu lo tienes liso o al revés. Este método de la vieja escuela es de los más efectivos para confirmar cualquier sospecha. No hace falta que te pongas en plan CSI, pero sí que estés atenta a cualquier cosa que de el cante.

8. Huele raro. ¿Notas un aroma como a nicotina cuando él no fuma? ¿Un remezcloteo de su loción para el afeitado con un perfume femenino que no te suena? La nariz puede ayudarte a descubrir si viene de echar unas cartas al buzón o de darle lo suyo a otra.

9. Sonríe de una forma rara o incluso BRILLA. Dicen que no hay nada mejor que echar un polvo para la piel. Puede ser que, aunque esté nervioso o alterado, tenga una pinta estupenda. A eso también ayuda que, seguramente y por muy flojo que haya estado, tendrá la autoestima por las nubes.

10. Ojo a su ropa interior. Sus calzoncillos pueden ser la prueba del delito. Desde manchas que indiquen que ha eyaculado recientemente, hasta manchas de ¡carmín! o de maquillaje. Si consigues echarles un vistazo –ya se ocupará él de que te resulte difícil encontrarlos- es más que probable que halles la prueba de la evidencia. Asqueroso, pero efectivo.

Click aquí para cancelar la respuesta.