10 señales de que eres su novia… pero también su mejor amiga

Que sus amigos te vean como “esa amiga con la que se acuesta” es un cumplido, créenos. No tenéis que ser los mejores amigos del universo para presumir de relación perfecta (algunas personas incluso aborrecen esta idea), pero lo cierto es que serlo hace que conectéis de forma más profunda, que os conozcáis mejor y que disfrutéis más del tiempo que pasáis juntos. Aunque siempre habrá a quienes les parezcáis un par de ñoños pegajosos. Ni caso. Envidia cochina.

1. Empezasteis como amigos. Las mejores cosas llevan su tiempo. Desde las patatas asadas en el horno de tu abuela hasta las amistades que se convierten en relaciones. Pasito a pasito, suave suavecito. Salir como amigos te ha permitido descubrir poco a poco su personalidad sin preocuparte por impresionarle. Con tranquilidad, sin estrés añadido.

2. Te hace reír todo el tiempo. Te hace sentir como una princesa, es un fiera en la cama y además os entendéis fenomenal… pero lo mejor son las risas que os marcáis juntos, las carcajadas que se convierten en la banda sonora de vuestros mejores momentos. Algunos de tus recuerdos favoritos son los de ambos haciendo el tonto y riendo sin parar, ¿a que sí?

3. Quiere que estés alrededor. No importa si se trata de una noche de chicos o de un viaje en coche de cinco horas, él quiere que estés cerca. Y le sale de manera natural. Cuando está con sus amigos ninguno tiene la sensación de “mierda, vino con su novia”. Tú eres su amiga, y también lo eres de todos los demás. Moláis por separado, pero juntos sois la pera.

4. Sabes lo que está pensando en todo momento. No es que puedas leerle la mente, pero estáis tan cómodos el uno con el otro que a veces lo parece.

Couple embraces in the woods

5. Te ha visto en tus peores momentos. Ha estado a tu lado en tus ratos más oscuros, ha mantenido el tipo y eso le coloca en un lugar privilegiado. Incluso cuando otros colegas no han estado a la altura de las circunstancias, él ha estado ahí para ti. Y tú para él.

6. Podéis pasar un día entero sin hacer nada. Podríais malgastar todo el fin de semana tirados en el sofá en modo perezosos y aún así pasarlo estupendamente. No necesitáis que todos vuestros momentos juntos sean ‘instagrameables’ para sentir que los disfrutáis a tope. Os tenéis el uno al otro. Ok, y a Netflix.

7. Las demás parejas os odian un poquito. Puede que no os lo digan a la cara, pero los celos les corroen. Y es que vuestra puede hacer que otras parejas se vean demasiado aburridas a vuestro lado.

8. No necesitas separarte para coger aire. Tú sabes cuándo y cómo darte prioridad a ti misma y a las cosas que quieres conseguir sola, pero todo lo que haces de alguna manera te hace sentir mejor si lo compartes con él.

9. Confía en ti profundamente. No sólo en lo básico. Damos por sentado que no le pondrás los cuernos nada más salir de casa (¿verdad?) y que él lo sabe, sino que también confía en ti para contarte esas cosas que no le ha contado a nadie, sus secretos más embarazosos.

10. Es como si aún estuvieseis empezando a salir. Todavía tienes esa energía de los primeros días, de cuando empezabais a conoceros, incluso después de llevar unos años juntos. La fase de ‘luna de miel’ es interminable para vosotros. Disfrutadlo.

Click aquí para cancelar la respuesta.