10 pautas para tener buen sexo durante los puentes

Llega el puente, la escapada otoñal… y el sexo que llevas esperando desde que acabaron las vacaciones de verano. Ese que no entiende de rutinas ni de horarios. Si vas a pasar el festivo fuera de casa, te contamos cómo exprimir al máximo tus ratitos eróticos para que ambos disfrutéis de unas buena ‘sexcation’ y al volver no tengáis que lidiar con el efecto rebote.

1. Busca el letrero de No molestar. Lo primero es lo primero. Si vas a pasar estos días en un hotel, hostal, casa rural, apartamento, casa de la abuela o lo que sea, hazte con el consabido cartelito y cuélgalo en la puerta. Te ahorrará más de un gatillazo.

2. Ponte el albornoz. Después de colgar el letrero en la puerta es imprescindible verificar si en tu nidito de amor hay albornoces, pues es lo único que vais a llevar puesto estos días. Son cómodos, calentitos, sexys y se quitan rápido. En su defecto, y si no habéis echado los vuestros en la maleta, salid a comprad unos. Será la mejor compra que hayáis hecho nunca. I promise.

3. División de camas. Si en tu lugar de retiro hay varias camas, destina una de ellas a los juegos sexuales y la otra a dormir. ¿Qué? ¿Pensabas que las camas separadas son un horror? ¡Es una bendición! Piensa que una de ellas acabará llena de fluidos y sudor mientras que la otra permanecerá perfecta, limpia y blanca para acunarte hasta que te duermas.

4. ¿Vecinos, qué vecinos? Es el momento de dejarte llevar por tus instintos primarios. Estos días no hay vecinos ‘tocapelotas’ que golpean la pared, ni bebés llorando ni televisiones altas ni nada que pueda cohibiros a la hora de disfrutar de vuestros cuerpos como os dé la real gana y al volumen que consideréis oportuno. Bienvenidos al infierno como representación de vuestra energía sexual.

sex

5. Aquí no se recoge nada. También es bueno recordar que durante estos días no tienes que recoger ni que limpiar nada, que hay personas a las que les pagan por eso igual que tú pagas por alojarte. Relax, disfruta sin pensar en nimiedades, que de eso se trata. Siempre puedes dejar luego una propina adecuada al ‘destrozo’.

6. Ojos que no ven. Sí, mucha más gente antes que tú tuvo sexo en esa misma cama. ¿Y eso no te pone? Ok, quizás te dé un poco de asquete pensarlo así de primeras. No problema. Apaga las luces y ríndete al embrujo de los placeres corporales. Algunas cosas es mejor dejarlas a oscuras.

7. Intenta cronometrar el servicio de habitaciones con tus orgasmos. Esto es muy importante, de verdad. Si consigues organizarte para que os traigan todo lo que habéis pedido para comer entre polvo y polvo, habrás alcanzado la gloria de tus vacaciones sexuales. Podrás sentarte relajadamente en tu cama (la sexual, la sucia, recuerda) y dejar caer las migajas sin miedo, sin conciencia, sin pedir permiso ni perdón, y luego cambiarte a la cama limpia para dormir. ¿Hay mayor placer que este?

8. Ya estoy dolorido. Lo peor del sexo en vacaciones es hacerlo demasiado. Está bien, esto es lo peor y también lo mejor, así que hay que tener un poco de cabeza. Tenéis mucho tiempo libre por delante y muy poco que hacer así que cuidado con lastimarse el primer día y pagar caros los excesos.

9. El turismo está sobrevalorado. Ha llegado el momento de preguntarse si no deberíais salir un poco y visitar el entorno. OK, de acuerdo, es bueno que os dé el aire. Pero sin estrés, que no son vacaciones de verano, es un puente, un finde largo para descansar, hacer el amor, desconectar y recargar las pilas. Haced lo que os pida el cuerpo. Tanto si es dormir 12 horas como destrozar la cama durante 14.

10. Agujetas de felicidad. Vuelta a casa. Estás metiendo las cosas en el coche y te sientes como si acabases de correr seis maratones seguidos, dos al día, ¿verdad? Enhorabuena. Has alcanzado la meta. Has aprovechado la escapada como es debido y ahora necesitas unas vacaciones de tus vacaciones (¿ves como tenías que haber pedido el lunes?). Ahora trata de alargar esa sonrisa tonta todo el tiempo que puedas porque esa será tu fuente de energía hasta el próximo festivo. Dientes, dientes.

Click aquí para cancelar la respuesta.