10 juguetes sexuales CASEROS que tienes que probar

Antes de seguir leyendo has de tener en cuenta que nunca volverás a mirar tus cosas de la misma manera. ¿Estamos? Pues vamos allá. Tenemos la alternativa a gastarse pastizales en juguetes eróticos: hacerlos tú mismo. Si eres un poco creativo, dejarás la alcachofa de la ducha para los menos apañados para ser el rey del bricolaje sexual. Para ello sólo necesitas algunas de las cosas que tiene en casa… ¡Manos a la obra!

1. Un cepillo de dientes eléctrico

Prueba a masturbarte sosteniéndolo cerca del clítoris. De manera externa, nunca introduciéndolo en la vagina, y con la parte de la base, no del cepillo. Obvio. Eso sí, asegúrate antes que lo has lavado con agua y jabón.

2. Un plumero

Coge uno a estrenar y prueba a acariciar a tu pareja con él. Si es de plumas reales será más agradable. Pídele que se concentre en la sensación que le producen las cosquillas sobre su piel.

3. Una espátula

Te gusta el bondage pero no te atreves a decirlo… Que nos conocemos. Una espátula de goma para dar unos cuantos cachetes flojitos es ideal para principiantes.

4. Un cinturón

Un pañuelo o un lazo puede deshacerse y distraernos de nuestro momento de máxima tensión sexual. Prueba a atar tus manos o las de tu affair a la cama con un cinturón de piel.

Young hipster using a mobile phone

5. Un collar de perlas

Esto da más juego del que imaginas. Puedes rodear su cuerpo desnudo con él y hacer que caiga rendido a la sensación como juego previo. O puedes estimular el pene una vez estáis metidos en faena. Si quieres una experiencia aún más placentera, mete el collar en el congelador horas antes de vuestro encuentro.

6. Una goma del pelo

Mejor de las tela, que son más agradables. Desliza el coletero sobre el pene a modo de anillo sexual. La tensión puede ayudar a mantener su erección más tiempo. Y a ti te encantará verlo.

7. Pinzas de la ropa
Vale, esto es sólo para gustos masoquistas. Puedes usar las pinzas de la ropa, los clips que sirven para cerrar las bolsas de patatas o similar, para pellizcar los pezones durante los previos. Si lo que os gustan son los juegos ‘duros’, este te saldrá barato.

8. Medias

No tires los pantys rotos porque te pueden servir como venda para los ojos u otros usos que seguro se te ocurren entre las sábanas. Asegúrate de que están limpios, a no ser que su partener sea aún más fetichista que tú…

9. La lavadora

Ay, si sún conservásemos las lavadoras de nuestras abuelas… Esas de ciclos interminables y movimientos ágiles. Ok. Estamos en el siglo 21, pero aún hay lavadoras que tienen su punto. Prueba a sacarla un poco de su sitio, lo suficiente para sentir el ruido y la vibración mientras estás sentada encima…

10. El móvil

¿Sabías que hay millones de apps que convierten tu teléfono en un vibrador? Nada más que añadir.

Click aquí para cancelar la respuesta.