10 experiencias que todo hombre quiere tener en la cama


El sexo es algo bastante simple. Es todo lo que lo rodea lo que puede resultar complicado. Pero antes de entrar en materia y contarte todo lo que los chicos están deseando hacer entre las sábanas, recuerda que el sexo es cosa de dos personas (bueno, o de tres o cuatro) que cuidan de las necesidades del otro. Por eso es tan maravilloso, y por eso deberías estar con alguien que esté dispuesto a prestarte el mismo respeto y atención en el dormitorio que tú. Dicho esto, toma nota.

1. Un orgasmo. Obvio, ¿no? Aunque esto no quiere decir que el sexo no pueda ser impresionante sin llegar al clímax, los orgasmos son un añadido que siempre son de agradecer. La guinda del pastel, los fuegos artificiales, las palomitas en el cine. Que la peli puede estar bien y tal, pero si no hay palomitas como que te falta algo.

2. Entusiasmo. Elemental, querido Watson. La pasión en la cama es fundamental para tener las mejores experiencias. Además, el entusiasmo es una oportunidad en sí mismo. El extremo opuesto sería simplemente acostarse a lo estrella de mar mientras tu pareja hace todo el trabajo. Vale que a veces uno está cansado y sólo quiere que le faciliten la tarea, pero debes tener en cuenta que para la mayoría de los hombres la falta de entusiasmo es el anti morbo más efectivo que conocen (más incluso que imaginarnos en el retrete).

3. Ruido de ambiente. El silencio absoluto durante el sexo sólo puede significar que no te estás divirtiendo o, peor aún, que te has dormido. Así que por favor jadea, grita, di guarradas… emplea todos los medios vocales que tengas a tu disposición, pues este será el mejor barómetro que él tendrá para saber si lo está haciendo bien.

4. Preliminares. El llamado foreplay es muy importante. Sin preliminares, es como una montaña rusa sin subida lenta antes del looping. Una buena anticipación es clave para disfrutar al máximo del sexo. Así que, paciencia. Tómate tu tiempo paseando por el parque antes de subirte a la atracción estrella.

5. Las luces encendidas. Una imagen vale más que mil palabras, y para los hombres ver lo que sucede en la cama se traduce en excitación. Cada movimiento, cada gesto, cada respiración y cada poro de tu cuerpo tiene que estar bien visible si quieres que se ponga como una moto. Deja una luz encendida para que pueda mirarte a los ojos mientras te hace el amor y prepárate para tocar el cielo.

6. Felicitaciones. A ver, no se trata de que le digas “buen trabajo” o “buen chico”. Y no es necesario que le digas lo bien que lo está haciendo cada 30 segundos, que no es una carrera de fondo, pero un poco de palabreo sucio y positivo sobre cómo te gusta ese movimiento o ese ritmo, su pene o sus manos, le llenará los oídos de vanidad para seguir dando lo mejor de sí.

7. Comunicación. Te lo hemos dicho hasta la saciedad: la comunicación es fundamental para el buen sexo. No necesitas gritar a los cuatro vientos los pros y los contras de la postura del perrito durante el coito, y los juegos previos no tienen que parecer tarjetas de Trivial con tanta pregunta. La comunicación no siempre implica hablar, podéis entenderos a través de la mirada, de vuestro lenguaje corporal. O también podéis expresar el deseo de probar cosas nuevas de antemano para que podáis llevarlo a cabo después sin detener la acción. Se trata, sencillamente, de trabajar como un equipo para conseguir los mejores resultados para ambos.

8. Variedad. A estas alturas de la vida ya habrás caído en la cuenta de por qué la gente elige los buffets. En la variedad está el gusto, que dijo aquél. Y en el sexo, probar más de una posición nunca está de más.

9. Trabajo compartido. Lo apuntábamos antes. Nadie quiere hacer todo el trabajo solo. Ni en la oficina ni en la cama. Así que, repartíos la jornada para que cada uno tenga su ratito de faena pero también de descanso.

10. Dormir. Y a ser posible nada más terminar y con espacio. El sexo es cansado, y el buen sexo agotador.

Click aquí para cancelar la respuesta.