10 cosas absurdamente simples que todas las mujeres quieren en la cama


Todos tenemos gustos diferentes en la cama, pero hay cosas que son bastante universales. Si quieres mejorar el sexo con tu pareja a partir de esta misma noche, comienza por aquí.

1. Una pareja a la que también le importe su placer. Una mujer no es tu mano, una muñeca hinchable ni ninguna otra ayuda masturbatoria. No puedes usar su cuerpo solo hasta que tengas un orgasmo y luego asumir que ella también se lo pasó en grande, No es así como funciona. Ser un buen compañero sexual implica hacer el mismo esfuerzo.

2. Tranquilidad en lo que respecta a la protección. Somos mayorcitos. No hace falta explicar aquí por qué es necesario usar un condón. Y que si no se usa… es porque se ha llegado a ese acuerdo de antemano. Así que no la presiones para quitártelo a la mitad ni la mires estupefacto con el arma a punto de estallar en tus pantalones como si nunca antes hubieras escuchado la palabra “preservativo”.

3. Un orgasmo. O dos, o tres… pero al menos uno de los buenos. El sexo no debería terminar solo con la eyaculación masculina, especialmente si ella aún no ha conseguido llegar al clímax. Si piensas que estarás demasiado agotado después del orgasmo, asegúrate de que ella ya se haya ocupado del suyo de antemano. De acuerdo, no es una ciencia exacta, pero si supieras con certeza que tú obtendrás tu premio después de jugar, ¿no querrías que tu pareja también se divirtiera?

4. Comunicación. Hay un momento y un lugar para el hacerlo sin mediar palabras, pero tener un compañero sexual que te pregunte si te gusta algo o si lo quieres de otra manera también es bueno. Muy bueno. Atrévete. Abre la boca. No obtienes ningún punto extra por llegar a la línea de meta sin decir ni pío.

5. Una cama limpia. Parece una tontería pero es importante. A veces es realmente difícil dejarte llevar y disfrutar si sientes que tus pantorrillas rozan capas sedimentarias de sudor, mugre e historias pasadas sobre ese edredón.

6. Un cargador de teléfono a mano. Quizás uno de los tenga que llamar a un taxi después y quiera ir escuchando música o cotilleando Instagram en su viaje de regreso. Y no podréis hacerlo si dejáis que el teléfono se pudra durante los nueve minutos y medio que tuvisteis sexo. Y si te quedas toda la noche, ¿qué? Puede que se duerma antes que tú y quieras entretenerte. Piensa McFly, piensa.

Man kissing woman's belly

7. Juegos preliminares. Lo hemos dicho hasta la saciedad. El sexo no es una carrera directa hacia la línea de meta. Puedes y debes tomarte tu tiempo besando, lamiendo, acariciando, disfrutando. Un poco de paciencia te llevará por un largo camino de sensaciones placenteras que harán que la traca final sea aún más espectacular. Si llegar al orgasmo fuera lo único que importara en el sexo, estaría saliendo con el USB que carga su vibrador.

8. Calcetines fuera. Por favor, quítate los calcetines antes del sexo. No es una manía, es que es muy extraño (y anti morbo) ver a alguien completamente desnudo pero con calcetines puestos. Es algo que puede incluso sacarte de la sintonía erótica de un plumazo. No exageramos.

9. Expectativas realistas. El porno es genial y todo eso, pero el sexo en la vida real es exactamente eso, sexo en la vida real. Y no siempre es como en las películas guarras. Piénsalo, quizás a ella no le guste demasiado la idea de que sin mediar palabra trates de hacérselo por detrás mientras la llamas sucia y le dices que vas a terminar sobre su cabello. De nada.

10. Un cunnilingus entusiasta. No hace falta explicar esto, ¿verdad?

Click aquí para cancelar la respuesta.